El Universal recibirá recursos para adecuaciones de infraestructura

Alcaldía de Medellín invertirá, este año, $2.000 millones en el fortalecimiento del Jardín Cementerio Universal y la operación del Componente de Dignificación Humana.

Las obras, que están en etapa contractual, incluyen el mantenimiento general del espacio físico, en especial de drenajes y andenes, la reparación de los muros de cerramiento con estudios de suelos, la dotación de placas de identificación en las fosas que no la tengan y la reparación de las que estén deterioradas. Asimismo, se comprará una plataforma que permita la disposición de los cuerpos en los mausoleos y el trabajo en alturas. 

Además, el Componente de Dignificación, es a través del del cual se acompaña a las familias de las personas dadas por desaparecidas en la ciudad, con este se facilita la búsqueda de sus seres queridos y se realizan actividades de prevención de esta vulneración a los Derechos Humanos.

“La Administración Municipal tiene un compromiso inmenso de consolidar el Cementerio Universal como un sitio de memoria, bajo los principios de dignificación de los cuerpos que se encuentran allí y no repetición de los familiares de las víctimas del conflicto armado y personas dadas por desaparecidas”, manifestó la secretaria de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos, Mónica Alejandra Gómez.

Estas acciones, lideradas por la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaría de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos, se dan en el marco de las garantías a la custodia legal que tiene la Administración Municipal sobre los cuerpos de personas no identificadas o no reclamadas que se encuentran en el Jardín Cementerio Universal, por lo cual, la inversión también contempla la implementación de las medidas exigidas dentro de los requerimientos de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y acciones para apoyar las labores de la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas.

Actualmente, allí se encuentra el mausoleo Ausencias que se Nombran, que alberga cuerpos de víctimas de desaparición forzada y, para el año 2021, se proyecta construir uno nuevo que permita mejorar la capacidad del lugar, que tiene una extensión de 55.000 metros cuadrados y está ubicado en el sector de Caribe desde 1943, cuando se inauguró oficialmente y se constituyó, en ese entonces, como el primer sitio de inhumación no católico disponible en la capital antioqueña.

La idea, como cementerio de tipo universal, era que allí tuvieran cabida todas las personas, sin importar su credo o condición social, aunque con el tiempo se convirtió en el lugar de inhumación de las personas de condición social más humilde. Allí, reposan cuerpos que provienen del Instituto Nacional de Medicina Legal como no identificados, los que habiendo sido identificados no fueron reclamados, de habitantes de calle y de personas en condiciones de vulnerabilidad.

El diseño del camposanto corrió por cuenta del arquitecto Pedro Nel Gómez y hoy está incluido en la Red Iberoamericana de Valoración y Gestión de Cementerios Patrimoniales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *