EPM trabajando por el bienestar de los envigadeños, inauguró planta de tratamiento

La planta El Escobero recibe las aguas residuales de la vereda Palmas del municipio de Envigado y los sectores Corinto, Paraíso 1 y Paraíso 2. Esta planta compacta, diseñada y construida por TICSA, filial del Grupo EPM, viabiliza la fase inicial de saneamiento en el sector Alto Palmas. Las inversiones de esta nueva infraestructura ascienden a $1.700 millones aproximadamente y contribuye al bienestar de los habitantes de la zona.

En los límites del municipio de Envigado y el Valle de San Nicolás, uno de los polos de desarrollo habitacional y dinamismo económico en el Oriente antioqueño, EPM puso en operación la planta compacta de tratamiento de aguas residuales El Escobero, fase inicial de saneamiento de los sectores de Corinto, Paraíso 1 y Paraíso 2.

Mónica Ruiz Arbeláez, gerente General (e) de EPM, indicó que “esta planta compacta hace parte del proyecto de saneamiento de Alto Palmas, en la vereda Palmas, en el municipio de Envigado, cuyo propósito es recoger, transportar y tratar las aguas residuales para dar un manejo integral al recurso hídrico en el Valle de San Nicolás, en ese compromiso de nuestra Organización con el cuidado del ambiente, el desarrollo de los territorios y el bienestar de la comunidad”.

Con esta nueva infraestructura se atiende de manera especial los vertimientos de aguas residuales que puedan afectar las fuentes hídricas y en especial el embalse de La Fe.

“Este es un día histórico para EPM, acá pasan muchas cosas. Primero que todo hay una vocación por lo ambiental, cómo ponemos un granito de arena para cuidar nuestras fuentes hídricas. Segundo, un foco por la comunidad diciendo: ustedes nos importan y vamos a hacer las inversiones que sean necesarias, porque estas son las Empresas Públicas de Medellín de la gente. Tercero, la EPM del futuro y por eso la tecnología que se está usando acá es primera tecnología de PTAR compacta del país. Normalmente construir una planta de estas costaría $30 mil millones y lo hicimos con $1.700 millones”, explicó el Alcalde Daniel Quintero Calle. 

Con la gente

A futuro, se tiene prevista la construcción de una planta con una capacidad inicial de 25 litros de agua por segundo (l/s) con posibilidad de ampliarse de acuerdo con el comportamiento de expansión y vinculación de clientes de alcantarillado en el sector.

Considerando el crecimiento en la zona, EPM tomó la decisión de construir previamente esta planta compacta con una capacidad de tratamiento de 2,5 l/s, con posibilidad de ampliar a 5 l/s. Con ello, cuando el número de clientes crezca se construiría la planta definitiva.

Para poner en funcionamiento esta PTAR compacta, EPM construyó desde 2019, en el marco del proyecto Valle San Nicolás, 2,4 kilómetros de colectores para transportar las aguas residuales de las áreas de Corinto, Alto Palmas, Paraíso 1 y Paraíso 2, hasta la planta compacta.

A partir de 2021 se irán conectando a los colectores las aguas residuales de los barrios Palmas, Paraíso 3, la Institución Educativa Las Palmas y el Centro de Rehabilitación Brújula. La Compañía avanza en la gestión para que las diferentes unidades residenciales y centros comerciales de la zona se conecten a la infraestructura de saneamiento.

Cuidado ambiental

En la planta El Escobero se hace el cribado grueso, bombeo de agua cruda, cribado fino, desarenado, clarificador secundario, extracción y almacenamiento de lodo, desinfección mediante radiación UV y un sistema de control de olores.

Aunque en condiciones operativas normales no genera malos olores, en esta Planta se tiene implementado un sistema de control de olores de contingencia, a través de la inyección por nebulización de una solución de neutralización de olores ofensivos que se pudieran generar en los procesos de tratamiento.

Entre las ventajas de este tipo de plantas están que su tratamiento es avanzado, sencillo y compacto, es de fácil transporte y montaje, de fácil operación, no se usan aditivos ni floculantes y pueden ser trasladadas a otros sitios de manera que pueden cumplir la función de tratamiento de agua para sectores con bajos caudales por su etapa inicial de desarrollo.

La operación de la planta El Escobero le permitirá a EPM analizar las condiciones para incursionar en la instalación de plantas descentralizadas en territorios de pequeñas poblaciones o para aquellos que están iniciando la consolidación de su densificación, en ese propósito superior de contribuir a la armonía de la vida para un mundo mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *