La industria del vino en Colombia preocupada por el alza de los costos y un posible desabastecimiento

Analdex, la Asociación Nacional de Exportadores, estima que los sobrecostos llegarían al 500 % en los precios de logística y actualmente el dólar es una de esas variables que está ocasionando el alza desmedida.

La industria vitivinícola del país se encuentra preocupada por el incremento exponencial de las tarifas de los fletes marítimos y terrestres, hecho que tendría repercusión con el desabastecimiento de productos y el alza en los precios.

A la fecha, muchas empresas colombianas están pagando sobrecostos sumamente onerosos, lo que genera una gran inestabilidad financiera, hasta el punto de llegar a quedar ilíquidas. Por eso Asovinos, agremiación que representa los intereses de productores, importadores, distribuidores y comercializadores de vino en Colombia, ha evidenciado incrementos en la tarifa marítima internacional del orden del 300 % y en el transporte terrestre local del 80 %. Igualmente, los costos por conceptos de demoras de devolución de contenedores son millonarios y los altos montos que pueden oscilar entre 2.700 y 5.250 USD por contenedor de 20 pies.

“Invitamos a nuestros aliados comerciales como restaurantes y bares a solidarizarse con la situación, y a comprender que las demoras en la entrega de pedidos dependen exclusivamente de variables externas que se encuentran fuera del control de nuestros asociados; dado que, por todas las problemáticas mencionadas como los sobrecostos portuarios, la escasez de flotas, entre otros, nuestra industria se encuentra expuesta a evidenciar escenarios de escasez y precariedad de productos, a portafolios reducidos, a la desaparición de productos por extinción de empresas o a la inaccesibilidad por los altos precios”, expresa Luz María González de Bedout, presidenta de Asovinos.

El llamado de Asovinos es a trabajar mancomunadamente entre todos los actores de esta industria, públicos y privados, pidiendo al Gobierno Nacional para que se comprometa a revisar la actual situación y así buscar una solución que impida el abuso de la posición dominante de algunos actores de la cadena, en este sentido, que emprenda un camino de diálogo con los países en los que las empresas navieras y encargadas de la logística se encuentran registradas, con el fin de lograr negociaciones más justas que no deterioren el tejido empresarial colombiano.

“Bajo ningún motivo se puede ser indiferente y, mucho menos, se debe caer en la falacia de lamentar una situación indeseable futura por falta de haber alzado la voz, de haber hecho un análisis e implementado acciones concretas, proactivas y oportunas que le permitan al Estado colombiano y a sus ciudadanos seguir disfrutando con responsabilidad de esta maravillosa bebida como lo es el vino”, concluye González de Bedout.

Además, Asovinos asume el compromiso de trabajar en pro de la sostenibilidad de la industria vitivinícola, que empieza con el agricultor que cultiva la uva y llega hasta el consumidor final que tiene el privilegio de catar y degustar los sabores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *